EL CRONISTA

El Cronista September 16, 2020

¿Qué es la Verdad? (serie 7, Parte II)

A la muerte de del Almirante Luis Carrero Blanco, lo sucede Carlos Arias Navarro, ministro de la gobernación hasta entonces. Carlos Arias Navarro antiguo director de la seguridad nacional y viejo represor. Un escrito que rescato “on line” y que reproduzco para más información dice:

“Carlos Arias no le gusta a nadie: tiene el hombre propósitos "aperturistas" que consisten en reformar las Leyes Fundamentales (la Constitución del Franquismo), cuyas holguras habrían de dar margen suficiente para la evolución, según expone en su discurso a las Cortes del 12 de febrero de 1974. Estas admirables inquietudes de Carlos Arias y de los "reformistas" del régimen no pueden gustar a los integristas del Franquismo, no ya al bueno de Franco que está en las últimas, sino a los jerarcas que no quieren conservar tampoco el status quo, sino incluso regresar a las esencias de los años cuarenta. Pero tampoco agrada el Gobierno de Arias Navarro a la oposición democrática, evidentemente puesto que no sólo no es democrático, sino que, además, en su discurso del 24 de junio de 1975 el presidente del Consejo de Ministros define una trinidad de principios inmutables.

exclusión radical del comunismo "en sus tendencias, grupos o manifestaciones", que incluye a cualquier grupo con connotaciones obreras reivindicativas. Quedan pues excluidas de la posibilidad de legalización un gran número de organizaciones ya sea políticas o sindicales.

La afirmación de la unidad nacional

El reconocimiento de la forma monárquica del Estado.”

¡Lo dicho! no satisfizo ni a integristas ni a aperturistas y duró lo justo a la cabeza de gobierno a la muerte de Franco. Dio testimonio de su dolor llorando copiosamente al anunciar la muerte del dictador en las pantallas de los televisores.

¿Pero quién era, o fue Carlos Arias Navarro, hombre despiadado y frio que fue capaz de vivir una dicotomía? Sería capaz de comulgar temprano y oír misa para luego desayunar con los suyos y dar su bendición y luego, como fiscal de los sublevados, condenar a muerte a miles inocentes incluso a aquellos que le habían salvado su vida en la época republicana en Málaga porque todos los que habían servido o halagado a la republica eran fusilables. Hay una anécdota que cuenta que una vez llego tarde al juicio donde se jugaban las vidas decenas de presos. Nada más entrar dijo “¡Como ya es tarde y no tengo tiempo de deliberar pues todos condenados a muerte!”

Arias Navarro, este singular personaje que ostentó el título de marqués, llegando a ser nombrado por Franco gobernador civil de León en 1944, director general de Seguridad en 1957, alcalde de Madrid en 1965 y presidente del Gobierno al final de la dictadura franquista, que con tanta pena lloró la muerte del dictador en TVE, es conocido en la capital andaluza con el apodo de Carnicero de Málaga. (Continuara la semana que viene.)

486 words

 

  

 SHARE THIS STORY

WELCOME WEEK AT THE UNIVERSITY

Staff September 16, 2020

THE NATIONAL CYBER AWARDS

Staff September 16, 2020

SAFETY AT SEA – OPEN WATER SWIMMERS

Staff September 16, 2020

GOOD JOB DONE

Staff September 16, 2020

CHILDREN AND NATIONAL DAY

Staff September 16, 2020